Las mejores herramientas y canales para la comunicación empresarial

voz-volumen-700

05 Jul Las mejores herramientas y canales para la comunicación empresarial

Además de trabajar bien el mensaje que se quiere transmitir, las empresas también tenemos que analizar qué canales vamos a emplear para difundirlo de la forma más adecuada y llegar al público objetivo.

La comunicación es muchas veces un área de la empresa a la que no siempre prestamos toda la atención que se le debe, a pesar de ser crucial porque de ella depende que la compañía pueda llegar a su público y que los mensajes que se quieren lanzar se den a conocer de la forma más adecuada.

El primer paso siempre es definir bien el mensaje que se quiere lanzar para lo que hay que trabajar bien la información para que sea claro, directo y adaptado a los diferentes públicos, además de ser adecuado para imágenes, vídeo… o cualquier otro soporte que se vaya a emplear.

Sin embargo, no todos los canales son igualmente válidos para difundir el mensaje de la manera más adecuada, siendo necesario pensar bien “qué públicos utilizan cada uno de esos canales, en qué tono se comunican a través de él, en qué momento del día o etapa de su vida van a recibir esta información o cómo facilitar al máximo esta lectura. Con todo esto en cuenta, tenemos que ver qué herramientas tenemos a nuestro alcance para conseguir nuestros objetivos de comunicación”, según explica María José Huerta, de MJH Comunicación Consultores:

  1. Medios de comunicación. Una relación profesional con los medios de comunicación será la mejor forma de difusión del mensaje cuando este sea lo suficientemente relevante, novedoso o importante para un porcentaje elevado de la población.
  2. Redes sociales. Ya sea Facebook, Twitter, Google+, Instagram, incluso Whatsapp, cada red social tiene su público, su tono, sus peculiaridades y se debe analizar dónde y cómo estar en las que sean más interesantes para comunicar este mensaje.
  3. Envío de email o email Marketing. Este es un buen canal para enviar información más extensa en el que se pueden adjuntar archivos de relativo peso. Siempre hay que pensar en su diseño y en la maquetación para que se facilite la lectura y la conversión si el objetivo es de ventas.
  4. Difusión en el blog/web propia u otras plataformas web. Tener una web y el blog actualizados es muy importante si se piensa en el posicionamiento de los mismos por parte de Google. Si se envía esta información a otras plataformas, sean gratuitas o no, para su publicación, se deben modificar los textos para evitar duplicidades y penalización por parte del buscador.
  5. Publicidad online. Tanto las redes sociales como otras plataformas online, dan la posibilidad de contratar espacios específicos para dar difusión al mensaje. Cuanto más y mejor se segmente, más efectiva será esa comunicación. Esa es una de las grandes ventajas que tiene la publicidad online frente a la tradicional, que se debe aprovechar al máximo.
  6. Publicidad offline. Hay que pensar que no todas las personas a las que se quiere llegar están en Internet y que la publicidad offline puede ser el complemento necesario a otras acciones que se hayan llevado a cabo online. Para algunos mensajes y comunicaciones, este canal puede seguir siendo la mejor forma de llegar al público.
  7. Conferencias, foros y talleres. Si el mensaje es relevante, se puede participar en eventos como conferenciante e incluso “organizar nosotros mismos el foro o taller que sirva de utilidad para las personas que asistan”.
  8. Networking. También es importante asistir a eventos en los que dar a conocer nuestro mensaje. Cuando está en una fase muy inicial, puede ser una buena forma de establecer otras formas de darlo a conocer.
  9. Mobile Marketing. La adaptación de los contenidos a los diferentes formatos móviles es clave.
  10. Comunicación interna y boca-oído. No hay que dar por hecho que “de puertas adentro” todas las personas conocen el mensaje. Se debe pensar en todas las herramientas de comunicación interna para difundirlo y recibir el feedback de las personas de la organización. Es recomendable comunicar y escuchar.
  11. Elementos informativos específicos como folletos, catálogos o revistas. Cuando la información es muy compleja, amplia o técnica, puede ser interesante editar soportes en papel que pueda leer el público con calma para asimilar mejor los contenidos.

Fuente: elEconomista.es

No hay comentarios

Publica un comentario